miércoles, 26 de noviembre de 2014

El pensar no cesa

Mi abuela siempre decía que yo creía saberlo todo y que, en realidad, no sabía nada porque desconocía qué era la vida y sus problemas. Yo me rebelaba, claro. No soportaba que me tratara como a una niña (que es precisamente lo que era), porque ya desde mi infancia me bombardeaban pensamientos y reflexiones sobre el mundo que me rodeaba. Muchos años después, el bombardeo sigue existiendo. Peor, si cabe. 

No es fácil vivir sin descansar la mente ni un segundo. Dando vueltas a todo, a lo pasado, a lo presente y a lo que ocurrirá en el futuro. El ser excesivamente reflexivo no es sinónimo de éxito, ya lo tengo muy comprobado. Sería maravilloso canalizar todo ese gasto de energía en proyectos ambiciosos y en la autorrealización personal. Error. Lo normal es que se caiga en una espiral de pensamientos negativos basados en la idea de que todas las decisiones que has tomado en tu vida han sido erróneas. 

Afortunadamente, hay momentos de lucidez en que piensas "pues no me ha ido tan mal". Pero eso sólo se consigue con los años y creyéndote lo que las personas que te quieren te dicen a menudo porque saben lo derrotista que eres. Lo malo de que tu cerebro no pare de enviarte mensajes tormentosos (creo que lo hace para que no te aburras), es que se vuelve muy difícil escuchar lo que dicen los demás. No importa que la gente te diga lo mucho que vales, lo estupenda que eres o lo acertado de los pasos que vas dando. Eso no importa. Tú sigues pensando que no vales nada, que cualquiera es mejor que tú y que te has equivocado una y otra vez. 

Y ésta es la razón de ser de este blog. Descargar todo lo que pasa por mi mente hiperactiva para dejar hueco a pensamientos más positivos que me permitan disfrutar de la vida como a la gente que yo llamo "normal". (Si eres como yo, igual te puedo ayudar. Si eres normal, mejor para tí)

Quizás mi abuela tenía razón y, como solía sentenciar: "la vida te enseña". 


                                                                                                Vamos a verlo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario